Banner Diversocracia
> Divertad
> Batideadora
> Ideacción
> Ideateca
> Quién soy
> Home

Breflexión sobre el transporte aéreo y la diversidad funcional

Julio de 2008


En éste mismo verano de 2008 se ha inaugurado un nuevo servicio de apoyo a las personas con ese funcional en los aeropuertos españoles. Este nuevo servicio que ha implantado AENA, parece ser el resultado de la trasposición de una directiva europea o una norma internacional.

He viajado muchas veces en avión, pero al ser nuevo, todavía no he probado éste servicio, pero sí sé que todo mundo está encantado. En la televisión apareció un representante de nuestro colectivo probando el servicio y obtenía el apoyo de unos estupendos chicas y chicos jóvenes con llamativas camisetas amarillas que tenían el símbolo de las diversidad (no recuerdo si era la famosa silla o el señor con el bastón u otra cosa).

No es que la idea me parezca mal; a ver si es verdad que perdemos de vista las eternas discusiones del tipo: "no salgo del avión hasta que me pongáis la silla en la puerta", "no, no me da igual ir durante un tiempo en una silla del aeropuerto", "no, no me voy a cambiar a vuestra silla hasta que llegue a la puerta del avión", etc. Discusiones a las que se ve uno abocado cada vez que toma un avión, porque a las personas de apoyo les resulta mucho más cómodo que las cosas se hagan a su manera, y esta comodidad viene determinada habitualmente por la falta de ascensores de comunicación entre las dos plantas del aeropuerto, que es responsabilidad de un arquitecto famoso pero poco conocedor de la funcionalidad completa de un aeropuerto, y al arquitecto nadie se lo dijo porque nadie habló con el personal de apoyo a la diversidad, porque en el fondo son los de las maletas, y ¿a quién le importa lo que opinen?.

Lo que en me preocupa es que, en mi opinión, y como es habitual, estamos dando respuesta a la pregunta equivocada: ¿cómo hacemos que las personas con diversidad funcional puedan utilizar el aeropuerto y el avión?. Opino que la pregunta correcta es: ¿por qué se discrimina a las personas con diversidad funcional a la hora de acceder al uso de una aeropuerto o un avión?.

Si damos respuesta a esta segunda pregunta, veremos que, en realidad, el arquitecto que diseña el aeropuerto y el ingeniero que diseña el avión, además de todas las otras personas involucradas, no se han planteado nunca que yo (u otra persona discriminada por su diversidad funcional) entrara directamente en el avión con mi silla de ruedas. Para ello bastaría con que la puerta del avión estuviese al nivel del suelo del finger (si es que no hay que replantearse la existencia del propio concepto de finger), que los pasillos de acceso fueran un poco más anchos, y que hubiera algunos asientos desmontables que se pudieran quitar cuando llegara un pasajero en silla de ruedas y volver a poner después.

Arquitectos e ingenieros seguro que encontrarían una solución factible, pero para eso hay que cambiar las preguntas.



> Más breflexiones